Entradas con la etiqueta ‘madres’

Los errores de las madres primerizas

Viernes, 29 de mayo de 2009

¿Eres madre por primera vez? ¡Éste artículo es para ti! Muy a menudo las madres primerizas tienden a sobreproteger a sus hijos y por falta de información incurren en una serie de errores perjudiciales para la salud del bebé.

A continuación se describen los 7 errores más frecuentes que tienes que intentar evitar:

  • Abrigar al bebé excesivamente.

Es el error más frecuente de los siete. Hay dos signos que te permitirán saber si tiene frío o calor, si sus manos están amoratadas, o si suda su cabeza o su cuello. Si esto no ocurre, es porque el bebé está a una temperatura adecuada.

  • Silencio absoluto mientras el bebé duerme.

Acostumbrarlo a dormir sin ruido es poco beneficioso para el bebé y para ti, ya que cada vez que haya un pequeño sonido se despertará. Además debe aprender a dormir en las horas de oscuridad y adaptarlo poco a poco a esto.

  • Cambiarlo a tu cama cuando no quiere dormir.

Lo puedes acostumbrar a no dormir en su cuna, y va a querer siempre dormir contigo. Por otro lado, es peligroso ya que el bebé puede ser aplastado cuando los padres se queden dormidos.

  • Cambiarle el pecho antes de que termine de amamantar.

La leche inicial tiene mayor cantidad de agua, la última toma es rica en calorías y grasa, por lo tanto si toma sólo de la primera de ambos pechos, el volumen será el adecuado, sin embargo, el bebé llorará más porque la primera leche contiene más lactosa, lo que le producirá más gases y deposiciones más líquidas e irritantes en algunos casos. La manera correcta es que vacíe ambos pechos.

  • Guiarte por lo que dice tu madre y no un doctor.

No porque otras personas hayan tenido ya la experiencia de ser madres, quiere decir que estén en lo correcto. Siempre hay que respaldarse por la opinión de un pediatra, nadie sabe mejor que ellos lo que ocurre con el bebé. Los tiempos cambian y los cuidados que antes tenían las madres con los hijos no son los mismos de hoy en día.

  • No dejar que nadie lo coja.

Permitir que alguien coja a un bebé debe tener límites, pero sin exagerarlos. Hay que alejar a los recién nacidos de personas enfermas que podrían contagiarlos, y de desconocidos.

  • Bañarle todos los días

Si se hace una limpieza correcta al cambiar el pañal del bebé y se le lavan las manos, no es necesario un baño diario, basta con dos o tres veces a la semana.


SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline